Sams Club, del cual es propietario Wal-Mart, ha enviado una carta a todos sus proveedores avisando que para el 31 de enero de 2008 todos los pallets enviados a cualquiera de los 22 centros de distribución o directamente a sus depósitos debe contar con etiquetas de RFID EPC Gen 2. Cualquier proveedor que así no lo hiciese deberá pagar U$S 2 desde febrero de 2008 y U$S 3 a partir de Enero de 2009. Este monto cubrirá a Sams Club el costo de etiquetar los pallets.

Esta decisión confirma la política más agresiva de Wal-Mart respecto del uso de RFID, especialmente en su división Sams Club. De hecho, ya había comenzado a solicitar a 700 de sus proveedores que incorporaran etiquetas de RFID EPC Gen 2 a cada uno de los pallets que le entregaran. De todas maneras, la decisión fue una sorpresa para algunos que desarrollan negocios en la industria del RFID.

Acceda a la noticia completa en inglés haciendo clic aquí.

Por Editorial

Deja una respuesta