Hoy día plantear un estrategia Six Sigma sin contar con el respaldo de las distintas herramientas de Business Intelligence sería inviable debido a que sería imposible identificar los procesos claves del negocio y mucho menos medirlos y analizar su eficacia.

Históricamente el concepto de calidad en las empresas se ha desarrollado bajo el paraguas de TQM (Gestión de la Calidad Total), concepto centrado en la estabilización y aseguramiento de la calidad. Hoy día el concepto del TQM se ha visto superado por una nueva filosofía en la gestión eficiente de la calidad: Six Sigma.

Six Sigma surge como un  sistema empresarial para lograr y mantener el éxito por medio de la orientación al cliente, la gestión por procesos así como la utilización inteligente de los hechos y de los datos. Alcanzar y mantener este éxito atendiendo a las necesidades de los clientes requiere la utilización de herramientas para gestionar eficientemente los procesos y la información; en definitiva requiere Business Intelligence.

Publicamos un artículo de nuestro colaborador en materia de Business Intelligence, Enrique Marinelli, en el que nos explica cómo pueden ayudar los paquetes de Business Intelligence en una estrategia de Six Sigma.

Por Editorial