Woolworths, cadena de supermercados australianos, completó dos pruebas de identificación por radiofrecuencia. Una de las pruebas emplea la tecnología para el seguimiento y la trazabilidad de los productos frescos mientras estos se mueven por la cadena de suministro, mientras que la otra implica la monitorización de los niveles de temperaturas en todos los segmentos de la cadena de suministro. El minorista testeó tags UHF EPC Gen 2 en supermercados específicos y centros de distribución de proveedores (DC) para determinar la viabilidad económica.

Acceda a la noticia completa en castellano haciendo clic aquí.

Por Editorial

Deja una respuesta